Inicio Reportajes Ya es oficial: España bate récords mundiales de mortandad por coronavirus y en el hundimiento de su economía.
Ya es oficial: España bate récords mundiales de mortandad por coronavirus y en el hundimiento de su economía.
0

Ya es oficial: España bate récords mundiales de mortandad por coronavirus y en el hundimiento de su economía.

2.15K
0

Viernes/31-Julio/2020.- El Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, añade otro “récord” al elevado  número de muertos por Covid-19: España es ya el País de Europa con la  mayor ruina económica.  La economía española entra en recesión tras un desplome histórico y sin precedentes del 18,5%  del PIB en el segundo trimestre. El consumo de los hogares se hunde un 21% en el trimestre, la inversión se desploma y el PIB interanual registra un retroceso récord del 22,1%.

Caída Interanual Histórica de hasta el  22,1% .

La tasa Interanual del PIB en el segundo trimestre, se contrajo en un 22,1% frente al descenso del 4,1% en el  trimestre anterior, según los datos avanzados hoy.  A la vista de estos datos, el relato de Moncloa sobre la epidemia global se cae con estrépito al confirmarse  hoy este tremendo dato sobre la economía de nuestro País, en cifras disparadas como las de la mortalidad.

Frente a la idea de Moncloa de que la pandemia es un fenómeno global que afecta a todos por igual, los datos fríos dicen algo muy contrario: nadie tiene tantos muertos por millón de habitantes (600 oficialmente, o 1.000  si se computan las más de  47.000 víctimas reales no consignadas) y nadie, ningún País, ha visto hundirse tanto su economía en este periodo.

El cataclismo de la economía española se resume en dos cifras sin precedentes: la mayor destrucción de empleo de su historia, conocida esta semana; y ahora el peor hundimiento del PIB, con un 18,5% en el último trimestre.

La cifra es trágica, al compararse con la del resto de Europa, donde la economía se ha pegado un batacazo notable, pero no de ese vigor: un 50% menos ha retrocedido en la media del continente, lo que refleja cómo la gestión sanitaria del Covid ha provocado mayores o menores estragos en función de la diligencia del Gobierno de turno.

Después de comprobada esta realidad la gestión del gobierno  de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias , y su credibilidad, quedan muy tocadas si, a esas cifras trágicas se le añaden las previsiones, que elevan el paro, la deuda y el déficit a niveles estratosféricos. De ello da cuenta una simple comparación: España espera recibir 140.000 millones de € de Europa, de los cuales la mitad son préstamos a devolver y la otra parte exigen una “devolución” de 35.000 millones  de € vía aportación al presupuesto europeo. Pero el déficit previsto ya es de 160.000 millones de € en un solo año.

El paisaje no puede ser más adverso, y el temor a una segunda oleada que muchos ya dan por activada, acrecienta el miedo y perfila muchos nubarrones en el horizonte, algunos de ellos ya adelantados por más números negros.

Adiós al consumo

Así, los datos trimestrales muestran un hundimiento del consumo de los hogares del 21,2%, sin precedentes en la serie histórica. Por el contrario, el gasto público aumentó entre abril y junio un 0,4%, mucho menos de lo que lo hizo en el primer trimestre (+1,8%), mientras que el gasto en consumo de las instituciones sin fines de lucro y al servicio de los hogares avanzó un 0,5%, tres décimas menos que en el trimestre precedente.

Menos Inversión.

La inversión, por su lado, registró en el segundo trimestre un recorte histórico del 22,3, con caídas del entorno del 25% o superiores tanto en el caso de la inversión en vivienda como en maquinaria y bienes de equipo. Un drama, que no parece tener salida inmediata.

El miedo a la ruina se confirma con el último y horrible dato de desempleo que aún puede empeorar cuando afloren las cifras de los ERTES.

El balance trimestral de las cifras de empleo es trágico. Más de un millón de personas han perdido su empleo entre abril y junio, los meses en los que la economía ha estado paralizada por la pandemia y a los que Sánchez no ha sido capaz de poner soluciones. Y todo indica que esto acaba de empezar y que lo peor está aún por venir.

De hecho, el paro subió en 55.000 personas en el segundo trimestre del año, lo que supone un 1,6% más que en el trimestre anterior, y la ocupación disminuyó en 1.074.000 puestos de trabajo (-5,4%).

De esta manera, el dato del paro registrado es el el peor en un segundo trimestre desde 2012, cuando el desempleo subió en 63.100 personas, mientras que el descenso de la ocupación ha superado todos los registros de la crisis de 2008, considerándose una situación sin precedentes.

Así, la Encuesta de Población Activa realizada por el INE arroja que finalizado junio el número total de parados se situó en 3.368.000, y el número de ocupados, en 18.607.200 personas, elevando la tasa de paro en el hasta el 15,3%, nueve décimas más que el trimestre anterior.

Pero además, por si estas cifras no fuera lo suficientemente dramáticas, Estadística recuerda que ese más de un millón de empleos perdidos no tienen en cuenta a los afectados por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs) de suspensión de contrato, estimados en 4,7 millones, ya que la metodología EPA los considera ocupados mientras dicha suspensión sea inferior a tres meses.

Con ello, el número de ocupados que efectivamente trabajó entre los meses de abril y junio fue de 13.901.000 personas, el equivalente a poco más de un tercio de la población de 16 y más años.

En cuanto al aumento del paro en 55.000 personas entre abril y junio, el INE precisa que no todos los que perdieron su empleo en este periodo pasaron a clasificarse como parados, pues una parte considerable pasaron a considerarse inactivos, categoría que ha aumentado en 1.062.800 personas. Este incremento de la inactividad se debe fundamentalmente a que el confinamiento y el cierre de empresas han impedido a 1.628.500 personas buscar empleo a pesar de estar disponibles para trabajar”, señala.

Hogares sin un solo empleo.

Además, el dato más trágico que deja esta EPA es el del número de hogares que tienen a todos sus miembros en paro, que este segundo trimestre aumentó en 74.900, hasta un total de 1.148.800, de los que 300.100 son unipersonales.

De esta manera, los datos que arroja la estadística de empleo del segundo trimestre son aún peores que los del anterior. Entonces el empleo cayó en casi 290.000 ocupados, siendo el peor inicio de año desde 2013, pero ahora las cifras superan el millón. Una tragedia inimaginable e inasumible para el País y para miles de familias que el gobierno de  Sánchez e Iglesias  parece que es incapaz de frenar.

(2146)