1. Inicio
  2. POLÍTICA
  3. Opinión de Joaquín Leguina: «Mi lectura de la nueva Ley de memoria democrática».
0

Opinión de Joaquín Leguina: «Mi lectura de la nueva Ley de memoria democrática».

1.38K
0

Opinión : SOBE LA NUEVA LEY DE MENORIA DEMOCRÁTICA | 15-julio/2022 .- El ex dirigente del PSOE ,Joaquín Leguina, deja al descubierto todas las incorrecciones de la indigesta ‘Ley Bildu’ de Sánchez, como sí la denomina .  que fue aprobada ayer por el congreso de los diputados. «AHORA SE QUIERE HACER LO MISMO QUE HIZO FRANCO, PERO AL REVÉS».

José Calvo Sotelo
D. José Calvo Sotelo- Asesinado en Julio de 1936

«La Ley de Memoria Democrática da por hecho el «secuestro masivo de recién nacidos bajo una política de inspiración eugenésica». «A este paso, los libros escolares acabarán enseñando que José Calvo Sotelo murió de pulmonía, o que fueron las altas temperaturas las que provocaron durante la Segunda República los terribles incendios de iglesias y conventos»

Así y con este tono irónico pero firme, el ex dirigente socialista y ex presidente de la Comunidad de Madrid,  Joaquín Leguina, analiza la Ley de Memoria Democrática, que se probó ayer en el congreso, con los votos de BILDU.

El socialista Leguina, No comulga con ella por falaz e indigesta.

Joaquín Leguina, un socialista histórico donde los haya, está harto de las elucubraciones de Pedro Sánchez para intentar reescribir la Historia de España.

El último despropósito, a juicio de quien fuera dirigente del PSOE de Madrid y el primer  presidente de la Comunidad de Madrid, es la mal llamada ley de memoria democrática que fue aprobada  ayer 14 de Julio en el congreso de los diputados, en la última jornada del pleno del debate sobre el estado de la nación.

En una amplia tribuna en ABC, Leguina carga contra ese articulado y recuerda que todo emana de la etapa del zapaterismo:

«Respecto a la así llamada memoria democrática he tenido siempre una opinión negativa desde que el Gobierno de Zapatero puso en marcha la Ley de Memoria Histórica (52/2007). Esa ley no resolvió el problema de las familias que exigían su duelo sacando a sus muertos de las cunetas, pero sí se aprovechó para poner en solfa la Transición y a sus protagonistas, que, según los antifranquistas sobrevenidos, no habían sido capaces de pasarle la cuenta a la dictadura por sus fechorías (la carga principal se llevó a cabo contra la Ley de Amnistía de 17 de octubre de 1977)».

Recuerda el político  y ex dirigente del PSOE, que lo único que provocó Zapatero fue la apertura de viejas heridas que ya estaban cerradas y cicatrizadas desde la transición, pero que ahora se agravarán con  esta  nueva ley:

«Ese impulso legislativo sirvió para reabrir heridas y para mirar hacia el pasado, un deporte nacional que alimenta el sectarismo y el odio. El escritor Antonio Muñoz Molina lo vio así: «En un país casi siempre amnésico los fragmentos del ayer lejano regresaban como armas arrojadizas. El asesinato de García Lorca o el de Pedro Muñoz Seca, la matanza de Paracuellos o la de Guernica, la sublevación derechista de 1936 o la izquierdista de 1934. Agrias disputas políticas se organizaban en torno a la corrección legal de hechos irreversibles sucedidos en el pasado lejano».

«Pues bien, ahora la nueva Ley de Memoria Democrática aprobada por las Cortes el 14 de Julio de 2022 no hace sino insistir en aquellos dislates».

Apunta Leguina que al final se quiere hacer lo mismo que impuso Franco, pero al revés:

Más madera de la citada exposición de motivos: «La construcción de una memoria común no es un proyecto nuevo en la sociedad española. El régimen franquista impuso desde sus inicios una poderosa política de memoria que excluía, criminalizaba, estigmatizaba e invisibilizaba radicalmente a las víctimas vencidas tras el triunfo del golpe militar contra la República legalmente constituida». Pues bien, ahora se quiere hacer lo mismo que hizo Franco, pero al revés».

«Así, el texto considera víctimas a comunidades, lenguas y culturas. También mete dentro de la ‘verdad histórica’ uno de los bulos garzonianos, el de los bebés robados durante el franquismo.

Sobre este asunto, la periodista Maite Rico ha escrito lo siguiente: «Se empezó hablando de 30.000 casos de niños robados y ahora vamos por 300.000. Al calor de la causa y las subvenciones han brotado asociaciones, observatorios, oficinas de atención a las víctimas, libros, documentales y telenovelas. Vamos a los resultados concretos: Casos denunciados e investigados: 2.139. Casos constatados: 0».

El socialista Leguina añade con retranca que:

«A este paso, los libros escolares acabarán enseñando que José Calvo Sotelo murió de pulmonía, o que fueron las altas temperaturas las que provocaron durante la Segunda República terribles incendios en iglesias y conventos. Para los redactores de esta Ley,  ni existieron los asesinados en Paracuellos ni hubo checas en Madrid y Barcelona.»

Y termina  Joaquín Leguina, señalando qué partido apoya con entusiasmo esta ley:

«Para acabar de amolar el asunto y con el fin de sacar adelante esta ley, Pedro Sánchez, ha buscado el apoyo de los proetarras.  Y Bildu lo ha dejado claro: «Vamos a poner en jaque el relato de una Transición ejemplar» (Mertxe Aizpurua, portavoz parlamentaria de Bildu y antes periodista al servicio de ETA)».

Y concluye Leguina: «Y yo me pregunto: ¿ETA, mientras asesinaba, secuestraba y perseguía a miles de españoles era también antifranquista?

Pueden leer toda la opinión  completa de Joaquín Leguina,-  publicada en ABC- , en el Siguiente enlace: :  https://www.abc.es/opinion/lectura-memoria-democratica-20220714193101-nt.html

(1380)