1. Inicio
  2. POLÍTICA
  3. Madrid vota masivamente en democracia y libertad. «Habló la mayoría «-como quería Podemos- y dijo NO a las políticas de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.
Madrid vota masivamente en democracia y libertad. «Habló la mayoría «-como quería Podemos- y dijo NO a las políticas de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.
0

Madrid vota masivamente en democracia y libertad. «Habló la mayoría «-como quería Podemos- y dijo NO a las políticas de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

1.95K
0

El PP de Isabel Díaz Ayuso,  convertido en «El tsunami Ayuso», arrasa en las elecciones y consigue 65 diputados, que sumados a los 13  obtenidos por VOX , elevan la mayoría de la derecha y centro derecha a 78 diputados en la Asamblea de Madrid, 9 más de los 69 necesarios. El Psoe de Pedro Sánchez se da un batacazo histórico, pierde 13 diputados de los 37 que tenía,  obteniendo  ahora tan solo 24 , y es superado por Más Madrid  con los mismos diputados -24-  pero con mayor número de votos. Ciudadanos desaparece de la Asamblea de Madrid al no obtener ningún diputado.

Resultado de las Elecciones 4-M | 5/ Mayo/2021 | Los madrileños y madrileñas han acudido masivamente a las urnas, superando el 76% de participación.

Los madrileños de forma contundente, dicen con estos resultados un NO rotundo al PSOE de Pedro Sánchez y a sus políticas Social-Comunistas emanadas del gobierno de coalición formado por el PSOE de Sánchez  y Unidas-Podemos de Iglesias.  Así, el PSOE ha sufrido un batacazo electoral, cosechando la mayor derrota que se recuerda en Madrid desde el inicio de la Democracia, quedando incluso el partido de Pedro Sánchez, como tercera fuerza política en la Asamblea de Madrid,  igualados a 24 diputados con Más Madrid, pero siendo superados por esta formación en  número de votos recibidos.

Vox con 13 diputados, gana uno más de los obtenidos en un 2019 y Rocío Monasterio, con el partido de Santiago Abascal, consiguen el objetivo anunciado durante toda la campaña, de convertirse en  garante para que en Madrid pueda seguir gobernando el centro derecha con Isabel Díaz Ayuso al frente de la Comunidad.

Podemos, queda en el último lugar del arco parlamentario de la Asamblea, constatando la caída libre de la formación morada de Pablo Iglesias. El llamado “efecto Iglesias” solo consigue 10 diputados para Podemos,  3 diputados más de los que ya tenían en 2019 y ante este estrepitoso fracaso, Iglesias , compareció para anunciar que abandonaba  y dimitía de todos sus cargos.  Este anuncio de Pablo Iglesias, confirma los rumores muy extendidos al final de la campaña,  que si no conseguía buenos resultados, abandonaría la política y no retiraría su acta de diputado regional.

Ciudadanos desaparece de la Asamblea de Madrid.

En lo que respecta a Ciudadanos, su indefinición, equidistancia, ambiciones personales y sobre todo, los constantes giros y bandazos políticos de la formación naranja, les ha llevado a perder en solo dos años los 26 diputados que tenían en Madrid, y tal como vaticinaban las encuestas, Edmundo Bal, no ha conseguido representación en la Asamblea de Madrid, lo que hace predecir y a muy corto plazo,   la desaparición como partido de la formación naranja que lidera Inés Arrimadas, al igual que ya ocurrió con otros partidos llamados de «centro» como por ejemplo la UCD y más recientemente UPyD.

Faltan dos años para las próximas elecciones Generales, municipales y algunas autonómicas, y ese es el tiempo que la mayoría de analistas políticos  dan de  vida  a Ciudadanos como partido político, hasta que llegue el final del mandato  de los cargos públicos que tiene esta formación en  Instituciones  como  el Congreso, autonomías o ayuntamientos de España. No obstante es muy posible que a partir de ahora, podamos asistir estupefactos al trapicheo, trasvase y mercadeo, de los  cargos públicos del partido de Arrimadas.

Y llegó el «tsunami Ayuso»:

La clara y contundente victoria de Ayuso ha provocado un «tsunami político» que ha arrollado y obligado a dimitir a Pablo Iglesias y tambalearse a un  Pedro Sánchez, que desde el inicio de la precampaña de estas elecciones, el presidente del gobierno  y el PSOE que dirije se  encargaron de encuadrar  estas  elecciones madrileñas, como si de un plebiscito se tratara,  sobre su gestión de Sánchez en  la Pandemia y la crisis Sanitaria y económica de ella derivada. Cabe recordar que Sánchez llegó hasta hacer campaña en el mismísimo Congreso de los diputados criticando a Isabel Díaz Ayuso desde la tribuna de oradores.

Pedro Sánchez se  volcó primero en la pre-campaña y luego en la campaña electoral, asistiendo y apoyando en todos los actos a su candidato Ángel Gabilondo, hasta que una semana antes de finalizar, alguien desde Moncloa,  le advirtió que era un mal camino, ya que las encuestas vaticinaban un rechazo frontal a  las políticas del gobierno social-comunista y a la deriva extremista del PSOE que el dirige. Así en los últimos días, trató de distanciarse de la campaña, pero ya era muy tarde.

La campaña más sucia y agresiva que se recuerda en nuestra reciente Democracia.

El desembarco en la campaña del vicepresidente del Gobierno Socialcomunista,  Pablo Iglesias,  al encabezar la candidatura de Unidas Podemos en las elecciones del 4M, lejos de dar altura a la contienda, aportar soluciones  o propiciar el debate de propuestas serias para solventar los problemas que sufren los madrileños  y madrileñas,   convirtieron la precampaña y posterior campaña, en la más sucia que se recuerda, llenándola de agresiones (Vallecas) amenazas  (sobres con balas) , insultos, descalificaciones  y un largo etc. que han propiciado un efecto contrario al deseado por la formación morada,  sus seguidores y para la izquierda en general.

Por el contrario, Isabel Díaz Ayuso, hace apenas dos años era una gran  desconocida que llegaba a la presidencia de la comunidad y ayer consiguió más que doblar el resultado de entonces. Durante este tiempo los ciudadanos madrileños, hemos podido comprobar, como sufría ataques políticos y personales, pero sus enemigos y rivales, al parecer,  no conocían su fortaleza. No vieron que  Ayuso iba creciendo hasta convertirse en una de las figuras y referente más importantes de la política española. Una mujer joven con coraje, valiente e inteligente  que sin titubear disolvía la Cámara regional ante la certeza de que  su vicepresidente , Ignacio Aguado, de Ciudadanos y la izquierda intentaban promover una moción de censura dentro de la disparatada y sucia estrategia iniciada en Murcia.

Es verdad que la aceleración de las noticias hace que olvidemos los disparates que se han dicho, desde que comenzó la precampaña, algunos políticos y periodistas subvencionados o cegados por su fanático partidismo y soberbia. Hoy, estas personas,  tienen la nítida respuesta de lo que piensa realmente la inmensa mayoría de los madrileños, las madrileñas y hasta para algunos “les madrileñes”.

El desastre y la derrota del conjunto de la izquierda ha sido  impresionante.

Iglesias ha renunciado a todos sus cargos, como estaba anunciado, y demuestra su carácter voluble y errático. Esta actitud caprichosa y su incapacidad de gestionar las instituciones  o crear equipos sólidos es lo que le ha perdido.  Su paso por el gobierno de España ha demostrado su falta de gestión.  Menos soberbia y más humildad era el camino que le hubiera permitido construir una alternativa de izquierdas. En cambio, ha preferido ejercer desde las instituciones,  la radicalidad, el activismo político,  el fanatismo y el lenguaje guerra civilista.

Su renuncia deja mucha paz en la política española, aunque el futuro de su partido, como sucedió con la marcha de Rivera en Ciudadanos, es muy incierto. La victoria de la también comunista y expodemita del partido de Errejón,  Mónica García, muestra que los votantes no obstante, recompensan la coherencia y la credibilidad. Más Madrid no solo ha humillado al arrogante Iglesias, que irrumpió como el «mesías» que  quería desplazarla como cabeza de lista, para  salvar a la izquierda, sino que ha superado a un  PSOE a la deriva hacia la radicalidad,  de la mano de Pedro Sánchez. Un Psoe, al que los votantes y militantes socialistas de los años 80, no reconocen.   Las dos formaciones empatan en escaños, pero más Madrid, le saca más de  3.000 votos. Es el peor resultado por tanto del PSOE,  desde el inicio de la Democracia . Es un golpe también para el gobierno social-comunista  de la Nación, por mucho que el ministro Ábalos en su comparecencia haya querido camuflar esta derrota, porque los dos socios  de gobierno sufren un impresionante varapalo.

Finalmente, el «tsunami Ayuso» se lleva por delante  también a Ciudadanos que caminan ahora directos a su extinción, porque como hemos dicho arriba,  los votantes han decidido que Ciudadanos ya no tiene fiabilidad y mucho menos utilidad. Nos encontramos por tanto, ante  el inicio de un importante cambio de ciclo político. Ha sido una victoria  Democratica de la libertad, un rechazo al intervencionismo y el deseo de que Madrid siga siendo el motor económico y político de España.

(1952)