Inicio Entrevistas La Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz exigen al Gobierno de Pedro Sánchez que desbloquee la construcción del carril Bus-VAO de la A2
La Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz exigen al Gobierno de Pedro Sánchez que desbloquee la construcción del carril Bus-VAO de la A2
0

La Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz exigen al Gobierno de Pedro Sánchez que desbloquee la construcción del carril Bus-VAO de la A2

631
0

La consejera de Transportes, Vivienda e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid en funciones, Rosalía Gonzalo y el segundo teniente de alcalde de Torrejón de Ardoz, Valeriano Díaz han reclamado esta mañana en Torrejón la puesta en marcha del proyecto.  

  • Ambas instituciones solicitan al Gobierno de España que preside Pedro Sánchez que desbloquee el proyecto del nuevo carril Bus-VAO que aportaría una solución a los atascos que diariamente sufren los vecinos del Corredor del Henares sobre todo en hora punta, de tal forma que los usuarios que utilicen este carril podían ahorrar hasta 15 minutos en un trayecto cuya duración media actual es de 40 minutos.
  • La firma del convenio, está pendiente desde el pasado mes de septiembre, depende únicamente del visto bueno de la Administración del Estado.

“Que Ábalos deje de actuar como secretario de Organización del PSOE y se ocupe de sus competencias”, ha dicho la consejera, Rosalía Gonzalo,  quien ha recordado “que la firma del convenio, que cuenta con todos los informes favorables, depende únicamente del visto bueno de la Administración del Estado”.

  • Tendrá accesos en Alcalá de Henares, Torrejón de Ardoz, San Fernando de Henares, el barrio de Canillejas y el intercambiador de Avenida de América.

La construcción del carril Bus-VAO de la A2 permitirá reducir 500.000 horas de desplazamientos, y la emisión a la atmósfera de 900 toneladas de CO2 al año

El objetivo es implantar en la A-2 un modelo de carril bus que prioriza el transporte público como ocurre con éxito desde hace años en el corredor de la A6 y que posibilita que miles de usuarios utilicen diariamente el transporte público en el acceso a la capital, en detrimento del vehículo privado.  

El Bus VAO de la A-2 cuenta con una inversión de 13 millones de euros y reservará el carril izquierdo de la calzada durante las horas punta, para la circulación exclusiva de autobuses y vehículos con alta ocupación. El carril se controlará mediante un sistema de “Gestión Inteligente de la Carretera” (ITS), que permitirá activarlo o desactivarlo en tiempo real en función de las necesidades que presente el flujo de vehículos en cada momento. El sistema está dotado con tecnología de última generación como balizamientos luminosos en la vía y señalización dinámica por lo que, a diferencia del existente en la carretera de La Coruña, en este caso no existirá separación física entre este carril y el resto de carriles de la calzada.

El carril tendrá una longitud de 19 kilómetros y partirá a la altura de la M-300, entre los municipios de Torrejón de Ardoz y Alcalá de Henares, para finalizar en el intercambiador de Avenida de América, cubriendo una distancia de 19 kilómetros. Los puntos de acceso a este carril estarán situados en Alcalá de Henares, Torrejón de Ardoz, San Fernando de Henares, el barrio de Canillejas en Madrid y el intercambiador situado en la Avenida de América.

Para cuantificar los beneficios de esta nueva plataforma de acceso y salida de la capital, el Consorcio Regional de Transporte ha llevado a cabo una serie de estudios de movilidad que señalan que los usuarios que la utilicen podrán ahorrar hasta 15 minutos en un trayecto cuya duración media actual se sitúa en 40 minutos.  

El carril Bus VAO de la A-2 cobrará especial relevancia durante las horas punta. Así, se prevé que la mejora de este servicio y la reducción en los tiempos de espera puedan incrementar hasta en un 15% la demanda del servicio de los autobuses interurbanos en el Corredor del Henares. Más de 15.000 usuarios se podrán beneficiar de este proyecto, que supondrá un ahorro para los madrileños de 500.000 horas al año y que contribuirá a la mejora de la calidad del aire evitando la emisión de hasta 900 toneladas de CO2 al año.

(631)