1. Inicio
  2. Noticias
  3. Dos agentes de la Policía Nacional fuera de servicio, salvan la vida a un hombre que se estaba atragantando.
Dos agentes de la Policía Nacional fuera de servicio, salvan la vida a un hombre que se estaba atragantando.
0

Dos agentes de la Policía Nacional fuera de servicio, salvan la vida a un hombre que se estaba atragantando.

474
0

SUCESOS  |19/octubre/2022 |   Dos agentes de la Policía Nacional fuera de servicio que disfrutaban de sus vacaciones junto a sus amigos en un hotel de la localidad alicantina de Denia, han salvado la vida a un hombre que había sufrido un atragantamiento en el restaurante del hotel, practicándole «la maniobra de Heimlich».

Los hechos tuvieron lugar en la cafetería del citado hotel de Denia cuando los agentes,  que estaban acompañados por más amigos y  disfrutaban de un fin de semana de descanso, escucharon gritos y peticiones de auxilio en la cafetería del hotel, acudiendo rápidamente y observando al llegar a la zona del buffet a un hombre tumbado en el suelo que presentaba síntomas de asfixia y con el tono de la piel de la cara azulado.

Foto_Policìa_ Nacional_ Lugar del suceso

Los agentes, tras evaluar que esta persona podría estar sufriendo una asfixia por atragantamiento y conscientes de la gravedad de la situación al ver que la vida de esta persona corría peligro, se coordinaron para auxiliarle levantándole entre ambos del suelo para realizarle la conocida como «maniobra de Heimlich»;  procedimiento de primeros auxilios que se realiza cuando una persona tiene la laringe obstruida por comida u otros cuerpos extraños, todo ello mientras se informaba del suceso para que se desplazase al lugar un indicativo SAMU.

La efectiva práctica de la maniobra de auxilio realizada por los agentes, surtió rápidamente el efecto esperado, consiguiendo que el hombre expulsara un trozo de jamón de york que le obstruía la laringe y que le estaba provocando la asfixia.

Ejemplo de La «maniobra de Heimlich».

Cuando el accidentado ciudadano comenzó a respirar con normalidad, fue sentado en una silla donde comenzó a recuperarse mientras que  esperaban la llegada de los servicios sanitarios para comprobar que no hubiera complicaciones. Una vez se personaron los servicios sanitarios en el hotel, trasladaron al hombre al Hospital de Denia por precaución, A las pocas horas, el hombre estaba de nuevo en el hotel en perfecto estado gracias a la diligente intervención de los agentes.

Los dos agentes que salvaron la vida a esta persona están destinados en la Brigada de Policía Judicial y en la Brigada de Seguridad Ciudadana de las Comisarías de Elda-Petrer y Elche respectivamente.

La formación policial recibida por los Agentes en técnicas de primeros auxilios resultó fundamental para salvarle la vida a la víctima

Cabe destacar, que la labor de los agentes de la Policía Nacional no solo se refleja a nivel profesional sino también a nivel humanitario, actuando en cualquier momento y lugar  en el que los ciudadanos los necesiten.

La Policía Nacional mantiene una constante formación a lo largo de toda su carrera profesional impartiendo cursos de reanimación cardiopulmonar, así como de uso de desfibriladores, siendo de sumo interés tanto a nivel profesional como personal, consiguiendo así los conocimientos necesarios para poderlos aplicar en caso de urgencia en cualquier momento que se les requiera, encontrándose o no de servicio.

La maniobra de Heimlich

Esta maniobra de primeros auxilios se ejecuta sobre cualquier persona que haya sufrido alguna obstrucción accidental de las vías aéreas que le impide respirar con normalidad, llegando a provocarle incluso una asfixia total que puede terminar con la muerte del accidentado en caso de no actuar con premura.

En cuanto al mecanismo de la maniobra, en primer lugar, quien la practica debe colocarse tras la persona que sufre la asfixia, rodeando su cuerpo con los brazos, para a continuación, cerrando la mano y colocando el nudillo del dedo pulgar cuatro dedos por encima del ombligo, con la otra mano, se coge el puño de la primera, presionando a continuación fuertemente hacia adentro y arriba en dirección a los pulmones, aflojando la presión seguidamente pero sin perder el punto de aplicación de la maniobra, repitiéndose esta secuencia tantas veces como sea necesario hasta lograr la expulsión del cuerpo extraño que obstruye las vías respiratorias.

 

(474)