1. Inicio
  2. Reportajes
  3. San Fernando de Henares. La Asociación El Molino publican un estudio que han realizado sobre las declaraciones de Bienes de los Concejales.
San Fernando de Henares. La Asociación El Molino publican un estudio que han realizado sobre las declaraciones de Bienes de los Concejales.
0

San Fernando de Henares. La Asociación El Molino publican un estudio que han realizado sobre las declaraciones de Bienes de los Concejales.

1.13K
0

San Fernando de Henares | 25/abril/2021 | Por su interés, pasamos a reproducirles la última publicación de la Asociación Cívico Cultural El Molino de San Fernando, referente a las declaraciones de Bienes de los concejales del Ayuntamiento de  San Fernando de Henares: 

“NUEVO ESCÁNDALO: LAS DECLARACIONES DE BIENES DE LOS CONCEJALES”

“HE AQUÍ EL VÍDEO DEL PUNTO CUARTO DEL PLENO CELEBRADO EL DÍA 16 DE FEBRERO DE 2017 POR EL QUE SE APRUEBA EL MODELO OFICIAL DE LA DECLARACIÒN DE BIENES Y DE INCOMPATIBILIDADES DE LOS CONCEJALES. DURA APENAS 49 SEGUNDOS Y LO DESPACHAN SIN INTERVENCIÓN ALGUNA DE NADIE. ES DECIR, EL AYUNTAMIENTO TIENE UN MODELO OFICIAL PARA LAS DECLARACIONES DE BIENES Y DE INCOMPATIBLIDADES DE LOS CONCEJALES APROBADO POR EL ORGANO PLENARIO QUE, COMO INDICA LA LEY, TODOS ELLOS DEBEN FORMALIZAR ANTES DE SU TOMA DE POSESIÓN, CUANDO CESAN EN SU CARGO Y, EN SU CASO, CUANDO SUFRAN VARIACIONES EN SU PATRIMONIO O EN OTRAS CUESTIONES QUE AFECTEN O INCIDAN EN SU DECLARACIÒN ORGINAL. SIN EMBARGO, DE LA CORPORACIÒN ACTUAL, SOLO CINCO DE LOS CONCEJALES CUMPLIERON CORRECTAMENTE EL MANDATO LEGAL. VEAMOS LAS IMPLICACIONES QUE ESTO PUEDE TENER PARA QUIENES NO CUMPLIERON.
 

 POR OTRA PARTE, EL AYUNTAMIENTO TIENE TAMBIÉN SU PROPIO REGLAMENTO DE ORGANZIACIÒN Y FUNCIONAMIENTO DESDE QUE EN EL AÑO 2015 FUERA APROBADO POR EL PLENO MUNICIPAL Y LUEGO PUBLICADO EN MARZO DE 2016.

ESTE REGLAMENTO REGULA EN SUS ARTÍCULOS 28 A 30 LAS CUESTIONES RELACIONADAS CON LAS DECLARACIONES DE BIENES Y DE INCOMPATABILIDADES COMO PUEDE VERSE, ESTABLECIENDO LO SIGUIENTE:
I) QUE ES UNA OBLIGACIÒN LEGAL DE TODOS LOS CONCEJALES RELAIZAR ESAS DECLARACIONES DE BIENES E INCOMPATIBLIDADES, ASÍ COMO DE TODAS AQUELLAS ACTIVIDADES QUE LES PROPORCIONEN O PUEDAN PROPORCIONARLES INGRESOS.
II) QUE ESAS DECLARACIONES LAS TIENE QUE REALIZAR ANTES DE LA TOMA DE POSESIÓN COMO CONCEJAL.
III) QUE SE HAN DE HACER EN UN MODELO OFICIAL APROBADO AL EFECTO.
IV) QUE, ASIMISMO, ESTÁN TODOS OBLIGADOS A DEPOSITAR TAMBIÉN COPIA DE LAS DECLARACIONES DE IMPUESTOS POR LAS RENTAS DE TRABAJO, ASÍ COMO DE LAS SOCIEDADES EN QUE PARTICIPEN. Y
V) QUE ESAS DECLARACIONES DE INTERESES ESTÁN BAJO LA CUSTODIA DEL SECRETARIO.
CÓMO NOS TOMAN EL PELO NUESTROS GOBERNANTES
Desde la crisis económica de 2008 y ante la patente desafección ciudadana por los políticos (no hay organizaciones sociales más denostadas desde entonces que los propios partidos), fueron aprobadas una serie de normas para hacer más transparente el ejercicio de la política monopolizada hasta entonces por una especie de casta aristocrática, que hacía y deshacía como la daba la real gana.
 
Y ello, porque entendían hasta entonces que su elección les otorgaba una especie de impune derecho de pernada o patente de corso, con abusos escandalosos perpetrados al amparo de la opacidad en la gestión cuando no del encubrimiento de las instituciones supervisoras colonizadas también por políticos sin muchos escrúpulos, a la hora de transitar de unas instituciones a otras e incluso de unos poderes a otros, como puede ser el caso de numerosos jueces y fiscales metidos a la política del que es una buena muestra el actual gobierno nacional.
 
Para intentar poner pues algo de orden en esos numerosos abusos y dar respuesta a la profunda desafección ciudadana respecto de los políticos en general, fue aprobada en el año 2013 la denominada Ley de Transparencia y Buen Gobierno, que obliga a las instituciones públicas y a los políticos que las ocupan a realizar un ejercicio de transparencia total, publicando y permitiendo el acceso de la ciudadanía a una serie de información a los archivos y documentos de esas instituciones cualquiera que sea su formato. Y no solo eso, sino a publicarlas también en sus páginas web en un denominado portal de transparencia.
 
Pues bien, una novedad de esa Ley de Transparencia (luego ampliada por la propia ley autonómica en el caso de Madrid en 2019), consistió precisamente en la obligación de publicar y dar acceso público también a las declaraciones de intereses de los políticos que, en el caso de nuestro Ayuntamiento, lo es a las de todos los concejales. Hasta entonces, si bien esa declaración de bienes era obligatoria desde al menos el año 1985, sin embargo hasta 2013 no era de acceso público.
 
A causa del deplorable comportamiento de los actuales miembros del equipo de gobierno y particularmente de su alcalde y del concejal de Hacienda que también lo es de Transparencia, para conseguir acceder a esas declaraciones por parte de nuestra asociación que lo denunció hace más de un año, ha resultado hasta el día de hoy un auténtico y tortuoso camino de trampas y de desprecios a los derechos ciudadanos como vamos a relatar a continuación. Y, por ello, en una lamentable burla a lo que son sus más elementales obligaciones de transparencia y buen gobierno que, en nuestro Ayuntamiento, brilla por su absoluta ausencia. Veamos el porqué.
CONTRA EL VICIO DE PEDIR ESTÁ LA VIRTUD DE NO AUTORIZAR
 
(O CÓMO ELUDEN NUESTROS MUNÍCIPES SUS OBLIGACIONES LEGALES EN MATERIA DE TRANSPARENCIA)
***
Desde nada menos que el día 22 de julio de 2020 teníamos pedido al señor alcalde (un tipo en permanente estado de campaña electoral y propaganda sin cuento), el acceso a las declaraciones de intereses de los concejales tal y como establecen tanto la Ley de Transparencia como el propio Reglamento de Organización al ser las mismos de acceso público. 
 
Sin embargo, este derecho ciudadano que el señor alcalde ha de permitir en el plazo de solo veinte días, se ha convertido en una verdadera carrera de obstáculos que ha durado para nosotros hasta el pasado día 21 de los corrientes, es decir, algo más de nueve meses desde que se le pidiera debidamente y por escrito al alcalde el ejercicio de ese derecho ciudadano.
 
Y, además, ha sido necesario también presentar una queja ante el Consejo de Transparencia y que éste acordara requerir al Ayuntamiento para que nos autorizara la consulta de esos registros de intereses de los concejales de la corporación, mediante una contundente resolución dictada en diciembre de 2020. 
 
Ha sido pues necesario casi un largo año para acceder al ejercicio de un derecho ciudadano reconocido por las leyes, pero desconocido por el equipo de gobierno de nuestro Ayuntamiento. Se dice pronto.
 
De forma tal que, como se dice, no fue sino hasta el pasado miércoles 21 de los corrientes cuando, bajo la atenta y vigilante mirada del señor Secretario, se nos ha permitido acceder a las declaraciones de intereses de nuestros concejales de las que, se supone, debieron presentar antes de su toma de posesión de los cargos el día 15 de junio de 2019. Es decir, hace ya casi dos años.
 
Pues bien, ha merecido la pena esta lucha denodada contra la pereza burocrática municipal de lo que constituye una de las corporaciones locales más opacas de nuestro entorno. Y de luchar también contra la estulticia cómplice de fedatarios y letrados municipales perdidos en todo tipo de torpezas leguleyas, con tal de limitar cuando no directamente negar estos derechos ciudadanos tan claros. Lógico porque no están acostumbrados a que alguien los reclame sin bailarle el agua demás.
 
Y también porque, aunque parcialmente, se ha logrado al menos que los concejales realicen sus declaraciones en los modelos oficiales por fin, lo que les ha obligado a hacerlo de nuevo si bien ya casi dos años después de su toma de posesión. Y en algunos casos incluso apenas unos días antes del que nos habían citado a nosotros.
 
Pero veamos pues algunos casos sorprendentes de lo que hemos hallado en nuestra consulta que, en no pocos de ellos, muestran más bien un patético y palmario deseo de ocultar sus actividades e ingresos que de hacer un verdadero ejercicio de transparencia real. 
 
EL ALCALDE CORPA

El alcalde Corpa fue elegido en la sesión del pleno celebrado el día 15 de junio de 2019. Sin embargo, de haber sido aplicado el criterio que sostiene la Junta Electoral Central, ni él ni ninguno de los que votaron su candidatura de su partido el PSOE o de Ciudadanos, podían haberlo hecho toda vez que ninguno había realizado previa y correctamente sus declaraciones de intereses. Cuestión ésta de pura legalidad por cuanto que la ley así lo impone.
Y he aquí cuándo ha presentado el alcalde Corpa su declaración de intereses correcta: el día 13 de noviembre de 2020. 
 
Es decir, después de nuestra queja al Consejo de Transparencia y del requerimiento de éste al Ayuntamiento. Y, lo que es más grave, un año y medio casi después de haber tomado posesión como alcalde. ¿Podía pues ejercer su cargo el alcalde sin haber cumplimentado correctamente la obligación legal de formular sus declaraciones de intereses antes de su toma de posesión? 
 
Pues, en nuestra opinión no. Y su caso, además, es particularmente más grave, por cuanto que él estuvo presente y votó a favor del nuevo formulario de esas declaraciones como puede verse arriba en el vídeo del pleno celebrado en febrero de 2017.
 
EL CASO DEL CONCEJAL BALDANTA
 
Más grave si cabe es el caso del concejal BALDANTA, quien al parecer concurre en las listas de Ciudadanos a las próximas elecciones del 4 de mayo y que, como puede comprobarse más abajo, no formalizó su declaración de intereses correcta sino hasta el pasado día 19 de los corrientes. Es decir, dos días antes de nuestra cita con el señor Secretario para acceder a los registros de intereses.
En efecto. He aquí cómo el concejal BALDANTA hizo entrega de su declaración de intereses según la diligencia señor Secretario, relativa a su toma de posesión el 15 de junio de 2019, el pasado día 19 de abril de 2021
 
¿Podía ejercer el señor BALDANTA sus funciones de concejal desde el día 15 de junio de 2019 hasta el pasado día 19 de los corrientes? Pues, según la doctrina de la Junta Electoral Central, rotundamente NO.
 
EL CASO DE LA CONCEJALA PERAZA CASAJÚS 
 
El caso de la concejala PERAZA CASAJÚS, que formó parte del equipo de gobierno desde su constitución en junio de 2019 formando parte del grupo municipal de CIUDADANOS, hasta su muy reciente espantada nunca explicada ni por ella ni por su grupo, para acomodarse luego en el grupo de no adscritos previo abandono de CIUDADANOS, es particularmente grave.
 
Esta concejala accedió al cargo de concejal por las listas del partido naranja previo paso por el Ayuntamiento como funcionaria interina desde al menos el año 2018, en funciones de letrada municipal pues su profesión privada era (y es) la de abogada. 
 
Lo grave pues de esta concejala tanto cuando ejercía sus funciones como letrada municipal como después como concejala, radica en la evidencia de que ha estado compatibilizando el ejercicio privado de la abogacía mientras desempeñaba un puesto y el otro. 
 
En el primer caso, es decir, como letrada municipal, sin haber sido autorizada nunca por el pleno municipal, requisito este necesario para ejercer actividades profesionales privadas de los funcionarios. Y, en el segundo caso, es decir, cuando ya era concejala (incluso durante un  tiempo concejala de personal), incumpliendo clamorosamente la propia ley que, dado su régimen de dedicación exclusiva, hace incompatible su situación con el ejercicio privado de otras actividades profesionales remuneradas.
 
Actividades profesionales privadas que, sin embargo, es imposible comprobar con la declaración de intereses que firma, ya que no ha aportado tampoco sus declaraciones impuestos. Por ello, es imposible saber de dónde salen los 95.000 euros que dice obtuvo de ingresos durante el año 2019. Es decir, durante el tiempo en que ejerció al menos seis meses como concejala.
 
EL CONCEJAL JESÚS FERNÁNDEZ
 
El caso del concejal de VOX, JESÚS FERNÁNDEZ, a quien vemos en la foto en su toma de posesión, es particularmente grave también, pues, según su declaración de intereses registradas sin embargo en septiembre de 2020, es decir, más de un año después de su toma de posesión, él afirma que hizo su entrega de la misma antes del pleno de 15 de junio de 2019, pero que, sin embargo, “se ha extraviado“. Razón por la cual se ve obligado a presentar otra de nuevo con esa fecha de 18 de septiembre de 2020.
 
He aquí la fecha de su entrega de la declaración de intereses de este concejal, en una de cuyas hojas y con su firma, alega que se ve obligado a depositar de nuevo la declaración de intereses porque la que, según él, ingresó antes de la toma de posesión en junio de 2019, había sufrido un incomprensible extravío. 
 
¿Es esto cierto o falta a la verdad este concejal? Porque, si fuera cierto lo que dice, una vez más constataríamos la lamentable frecuencia con que desaparecen documentos oficiales de los archivos municipales, en este caso en particular bajo la custodia del Secretario. Pero, si fuera falso lo que afirma, entonces este concejal debería simplemente dimitir por su total falta de escrúpulos. 
 
Es muy difícil sin embargo saber en este caso cuál es la verdad, aunque sí es fácil sospecharla. 
 
Si se le creyera su versión estaríamos en presencia de un lamentable descuido (uno más) de los custodios de los archivos municipales. Pero, si por el contrario el concejal ha faltado a la verdad, estaríamos en presencia de un lamentable caso de insulto a la inteligencia ciudadana que debería llevar al concejal a reflexionar acerca de su presencia ni un día más en el pleno municipal. Aunque, la verdad, a estas alturas, es un desiderátum pedir a los políticos un mínimo sentido de la ética política.
 
EL CASO DEL CONCEJAL DE HACIENDA HONTECILLAS
 

El caso del concejal de Hacienda (y de Transparencia) merece un capítulo aparte por muchas razones. Tal y como han podido comprobar nuestros seguidores, hemos puesto en cuestión varias veces la particular situación de este concejal que, según él mismo declara en su currículum, proviene del mundo de la empresa y tenía, antes de entrar a desempeñar su cargo de concejal, varias actividades profesionales así como varias participaciones societarias.

Al igual que en la casi totalidad de los demás casos, el concejal Hontecillas se ha visto obligado a presentar una nueva declaración de intereses el día 26 de marzo de 2021. Es decir, apenas hace un mes. Y, además, se ha visto obligado también a presentar las declaraciones de impuestos de una sociedad mercantil que no ha depositado cuentas nunca, y en la que, al parecer, tiene una participación del 50 %. 
 
Ahora bien, esas declaraciones de impuestos de dicha sociedad no figuran depositadas en el registro de intereses que nos ha exhibido el señor Secretario, si bien en cumplimiento de lo acordado por el Consejo de Transparencia, a nosotros sí nos ha facilitado una copia de esas declaraciones de impuestos de esa misteriosa sociedad en la que participa. 
 
Si bien es posible llegar a varias inquietantes conclusiones que expondremos en sucesivas entradas, sí podemos afirmar no obstante que esa sociedad del señor Hontecillas no ha pagado nunca impuesto alguno a pesar de que, según esas mismas declaraciones, su cifra de negocio anual casi llega al medio millón de euros.
 
Independientemente de lo cual y de volver sobre ese asunto como decimos en otras entradas, es imposible comprobar siquiera a qué se dedica realmente esta sociedad y cuál es realmente su objeto social.
 
DECLARACIONES DE INTERESES: MÁS LO QUE OCULTAN QUE LO MUESTRAN
 
Hay que decir a este respecto que la casi totalidad de las declaraciones de intereses, están hechas de tal forma que es patente en muchos casos más el esfuerzo por ocultar que por mostrar su verdadera realidad. Comenzando por el hecho de que todos los miembros del equipo de gobierno optaron por elegir un modelo de declaración no oficial que nadie ha sabido explicar de dónde lo sacaron, y que solo tenía cuatro hojas.
 
No obstante lo cual, de los veintiuno solo cinco de los concejales presentaron sus declaraciones de intereses en el modelo oficial aprobado: los tres del PP, la concejala de IU y la concejala de Actúa. Todos los demás, o no lo hicieron antes de su toma de posesión o lo hicieron en un modelo inadecuado. Tanto, que se han visto obligados a formularlos de nuevo a resultas de nuestras denuncias.
De la consulta a sus declaraciones se desprenden varias conclusiones:
I) ninguno de ellos ha presentado copia de sus declaraciones de impuestos.
II) en la mayoría de los casos es imposible saber si incurren en alguna incompatibilidad, por cuanto que ocultan o no declaran la totalidad de sus actividades profesionales o privadas susceptibles de proporcionarles otros ingresos.
III) buena parte de ellos, o no trabajan o no declaran donde lo hacen, y otros o lo han hecho en el propio Ayuntamiento en los últimos ocho años o perciben emolumentos y pensiones de organismo públicos.
V) cerca de media docena de concejales no viven en San Fernando.
VI) y otros tantos no declaran ingresos de ninguna especie, lo que hace inexplicable de dónde procede su patrimonio.
En fin, nuestros munícipes no se tomaron muy en serio este asunto de sus declaraciones de intereses convencidos probablemente de que nadie se interesaría por ello. Pues bien, nos ha costado tiempo y vencer no pocos obstáculos, pero mereció la pena aunque ya avanzamos que esto no acabará aquí hasta que consigamos que, cuando menos, sean honestos en sus declaraciones y no oculten intereses o ingresos que sin embargo no declaran en esas declaraciones.
 
“Si usted, amable seguidor, está interesado en consultar las declaraciones de intereses de nuestros concejales, sepa que está en su derecho a hacerlo y que lo puede hacer en este link de la web municipal”:
 
https://www.ayto-sanfernando.com/declaracion-de-bienes/
=========================================================================

(1130)