1. Inicio
  2. COSLADA
  3. ¡¡ La razón publica NOTICIAS FALSAS !!. El Gobierno de Coslada exige la rectificación inmediata de unas informaciónes falsas publicadas HOY 31-07-2017 por el diario ‘La Razón’
¡¡ La razón publica NOTICIAS FALSAS !!. El Gobierno de Coslada exige la rectificación inmediata de unas informaciónes falsas publicadas HOY  31-07-2017 por el diario ‘La Razón’
0

¡¡ La razón publica NOTICIAS FALSAS !!. El Gobierno de Coslada exige la rectificación inmediata de unas informaciónes falsas publicadas HOY 31-07-2017 por el diario ‘La Razón’

896
0

El Gobierno Municipal de Coslada exige la rectificación inmediata de una información falsa publicada por el diario “La Razón”.

Coslada, lunes, 31 de julio de 2017.- El equipo de Gobierno de Coslada, ante la información publicada por el diario ‘La Razón’, ha enviado  una carta al director de este medio para ejercer el derecho de rectificación regulado en la Ley Orgánica 2/1984, al considerar falsas las afirmaciones que se realizan en esa noticia aparecida este mismo lunes.

A lo largo de la misma, para cuya elaboración en momento alguno el o la periodista se ha puesto en contacto con este Ayuntamiento, se vierten una serie de datos que no se corresponden con la realidad:
Entre otros, y más llamativo hasta el punto de que sirve para titular la noticia, el precio del vehículo (Renault Talismán) adquirido previa venta del anterior que databa del año 1999 (un Peugeot 406 que no era “blindado”, como se dice en la misma información).

Según ‘La Razón’ el nuevo coche ha tenido un precio de 40.000 euros, algo que es falso y que multiplica por dos su coste real cifrado en 21.138,82 euros (IVA incluido).
Curiosa es la falta de comparativa por parte del mismo periódico con las compras realizadas durante el mandato de Raúl López, del PP, en el Ayuntamiento de Coslada. En la legislatura 2003-2007, con López como regidor se adquirieron (año 2005) dos coches de alta gama. El primero, destinado a uso del entonces alcalde, un Peugeot 607 que supuso para las arcas municipales hace 12 años un desembolso total de 41.900 euros (IVA incluido) de los cuales 9.564 euros eran sólo por los extras incorporados; el segundo, un Renault Laguna Luxe Privilege para uso del que era Oficial Jefe de la Policía Local, Ginés Jiménez, cuyo coste ascendió a 26.318,30 euros (más 4.408,89 euros por extras).

Esto significa que aquel año 2005, sólo en dos coches, el Gobierno municipal de Coslada presidido por el popular Raúl López se gastó 73.227,19 euros. Precisamente, los datos relativos al nuevo vehículo adquirido este año son públicos y se pueden conocer a través del Portal de Transparencia o de una simple consulta al Ayuntamiento.

Además, con una pregunta por parte del o de la periodista a los demás miembros de la oposición en la Corporación cosladeña, que participaron y dieron el visto bueno a la adquisición del citado Renault Talismán (y al resto de vehículos adquiridos para todas las concejalías de este Consistorio) bastaría para conocer el precio real del mismo.

Acerca de la confusa descripción que se realiza en la noticia del uso o no de escoltas por parte del actual alcalde, Ángel Viveros, el equipo de Gobierno responde de nuevo que es falso. El regidor cumple con lo que se comprometió al comienzo de esta legislatura, prescindiendo de los tres escoltas y conductor de la época de Raúl López (PP).

Por este motivo, y haciendo uso de lo que determina la citada Ley Orgánica, este Consistorio ha enviado un escrito al director de La Razón ( Francisco Marhuenda) ,para que en el plazo que marca la normativa, rectifique lo publicado.
En caso contrario, el Gobierno municipal, en representación de este Ayuntamiento, se guarda el derecho a emprender las acciones legales que correspondan.
Haciendo uso de la Ley Orgánica 2/1984reguladora de este derecho.

A continuación se reproduce el texto íntegro del documento enviado al director del diario la Razón, Francisco Mahruenda :
“Muy señor mío:
En relación con la información aparecida en la edición digital de su medio (www.larazon.es) este lunes 31 de julio de 2017 bajo el titular ‘El alcalde de Coslada se gasta 40.000 euros en un coche oficial’, y sin querer entrar en consideraciones de organismos y entidades nacionales e internacionales acerca de cómo ejercer la noble profesión de periodista -en particular a lo que las ‘fuentes’ se refiere- sí me gustaría hacer una serie de puntualizaciones.

Las mismas se basan y apoyan en la legislación actual (Ley Orgánica 2/1984, de 26 de marzo) reguladora del Derecho de Rectificación, una normativa muy ligada a la transparencia que se debe presumir tanto a los políticos en el ejercicio de sus funciones, como al sector periodístico en la fiscalización de los primeros.
Por ello, le comunicó que las afirmaciones que realizan en su medio no se corresponden con la verdad, empezando por el propio titular. El vehículo en cuestión no ha tenido ese coste (que no se ‘gasta’ el alcalde, sino que es de propiedad municipal) sino que su precio ha sido de 21.138,82 euros (IVA incluido), a los que hay que restar el dinero dado por el concesionario por el otro coche adscrito a este Ayuntamiento de Coslada adquirido en el año 1999 –un Peugeot modelo 406-, que precisamente describen ustedes en el artículo como “blindado”, aseveración que, una vez más, tampoco es real.

Del mismo modo, tampoco es cierta la descripción del uso que se hace del vehículo por parte de la Alcaldía de este Ayuntamiento. Hablan de manera claramente parcial de una pretendida intención de “ocultar” el coche en cuestión, un Renault Talismán, por parte del alcalde. De nuevo escapan de la verdad, para cuya comprobación habría bastado algo tan sencillo como pasarse una jornada cualquiera por el parking situado bajo el propio edificio consistorial donde permanece estacionado a diario, siendo llevado durante las noches por motivos de seguridad al aparcamiento existente en las dependencias de la Policía Local.

Dichos datos, además de que con una simple llamada se podrían haber contrastado de manera clara, en el caso de los económicos, también están perfectamente publicados en el Portal de Transparencia de este Ayuntamiento, una herramienta estrenada hace unos meses y en la que cualquier ciudadano puede ratificar todo lo concerniente a los gastos e ingresos de esta Administración Local, así como otros datos de interés.
Es curioso como en dicha noticia no se menciona, por ejemplo, otro vehículo adquirido en 2005 por el alcalde del PP, Raúl López – un Peugeot 607- por un precio de más de 41.400 euros (insisto, de esto hace 12 años), o el coche comprado ese mismo año de mandato popular con destino al entonces Oficial Jefe, Ginés Jiménez (26.318,30 euros a los que habría que añadir otra factura de 4.408,89 euros por los extras); por no decir el número de escoltas del que se servía. No cabe considerar las motivaciones de dichos ‘olvidos’.
No obstante, ante la falsedad de las afirmaciones, y rogándole que en próximas informaciones relacionadas con este Ayuntamiento se ponga en contacto para comprobar la información y evitar errores de bulto como en este caso, le pido que la rectifique e incluya los datos reales y contrastados que aparecen detallados en este escrito en los soportes en los que se haya publicado la noticia. Apelo al derecho regulado en la mencionada Ley Orgánica y, en caso de no atender esta solicitud, el Ayuntamiento de Coslada se reserva el derecho a emprender, en el momento que se cumpla el plazo, las acciones legales correspondientes contra el medio de comunicación que usted dirige”.

Esta es la noticia que publica hoy el diario La Razón:
Los vecinos de Coslada llevan unos días criticando la incongruencia del alcalde de su localidad a cuentas del coche oficial.

Ángel Viveros (PSOE), fue uno de los que enarboló la bandera del ahorro y la necesidad de prescindir de algunos gastos «superfluos» cuando tomó posesión de su cargo hace dos años. Aunque Viveros ya había estado una legislatura en la alcaldía de la localidad (de 2007 a 2011, precisamente durante los primeros años más duros de la crisis económica), no fue hasta su última victoria, en 2015, cuando pensó que podía prescindir de coche oficial y hasta de escolta, que hacía también funciones de chófer. Fue una de sus primeras medidas de gobierno y, tras anunciar que renunciaba al coche oficial, comunicó a la Jefatura de la Policía Local su decisión de prescindir también de la escolta policial dedicada al acompañamiento de los alcaldes. Aseguraba que así se podrían dedicar a funciones de «mayor necesidad» para los vecinos de Coslada, como la lucha contra el vandalismo callejero, los robos o la prevención de la violencia de género.

La Policía Local destinaba tres agentes municipales (a turnos; es decir, que sólo uno acompañaba al primer edil) dedicados a estas funciones de forma exclusiva. Y, si bien es cierto que ahora no hay tres agentes liberados para estos menesteres, Viveros ha seguido utilizando un agente que hace las funciones de chófer y escolta, cuando lo ha requerido. Pero lo que más critican los vecinos es su hipocresía porque no sólo ha seguido utilizando el vehículo oficial de alcaldía heredado de su predecesor en el cargo, Raúl López, sino que ahora ha decidido cambiarlo por uno nuevo. Ha sido en este mes cuando Viveros ha adquirido, según ha podido saber este diario, un Renault Talismán con todos los equipamientos de alta gama por valor de 40.000 euros.Es este nuevo vehículo oficial el que utiliza con conductor policial. Según fuentes policiales, suele acompañarle como conductor oficial un policía local adjunto a la oficina de Jefatura de Policía Local. «No es sólo que siguiera utilizando el anterior, un Peugeot 406 azul oscuro blindado, sino que ha querido estrenar uno nuevo. Eso sí que es gasto superfluo», critican desde su entorno. «Al final es lo de siempre, mantiene el coche oficial, conductor y escolta de forma camuflada de cara a la galería para intentar engañar a los vecinos con una falsa campaña de imagen». Y es que sospechan que trata de ocultarlo porque el vehículo no lo aparca en los estacionamientos oficiales del Ayuntamiento, sino que lo tiene oculto en los garajes de las dependencias de la Policía Local, en la avenida de la Constitución y justo frente al domicilio particular del primer edil.

Estos hechos parecen chocar con sus palabras hace dos años, cuando el propio Viveros explicaba por qué prescindía del coche oficial: «Es un compromiso personal que ya hice público antes de las elecciones y al cual voy a ser fiel. Se trata de un privilegio de un tiempo político muy distinto al actual, que nos obliga a adoptar compromisos directos con los vecinos y que sirven para romper la evidente barrera que separa en la actualidad a ciudadanos y gobernantes»

(896)