1. Inicio
  2. ALCALÁ
  3. Brillante Inauguración de la X Edición del Festival Internacional de Órgano con los músicos alemanes Iris-Anna Deckert -soprano- y Markus Utz -organista-.
0

Brillante Inauguración de la X Edición del Festival Internacional de Órgano con los músicos alemanes Iris-Anna Deckert -soprano- y Markus Utz -organista-.

752
0

((Vídeo)) Fragmento del Brillante concierto de Inauguración de la X Edición del Festival Internacional de Órgano de la Catedral de Alcalá de Henares, a cargo de los músicos alemanes Iris-Anna Deckert – una de las más reconocidas sopranos del momento-, y Markus Utz, destacado organista concertista internacional. 

El clamor y el órgano, de Juan Francisco de Dios.
Doctor en Musicología, Profesor de Música del IES Cardenal Cisneros.
Ver crónica musical de este concierto,  publicado por el Semanario Puerta de Madrid- Artículo- 1º Concierto-.

“Vibrante inauguración del X Festival Internacional de Órgano Catedral de Alcalá con la actuación de la soprano Iris-Anna Deckert y el organista Markus Utz, el pasado sábado 4 de Noviembre. El Festival vuelve a llenar la Catedral-Magistral consolidándose como uno de los eventos musicales más importantes de la Comunidad de Madrid”.

“… Si sus preludios marcan una aurora, sus cantos sellarán una época…”, así se refería el escritor romántico Nicómedes Pastor sobre José Zorrilla y su Don Juan Tenorio cuyos ecos cubrían a una numerosa y expectante audiencia en las inmediaciones de la Catedral Magistral de Alcalá de Henares. Tras un largo invierno sin que el Órgano Blancafort llenase las bóvedas en clave gran evento, este pasado fin de semana se inauguraba el X Festival Internacional de Órgano.

Lamentablemente Alcalá sigue siendo una ciudad desprovista de Música y repleta de sucedáneos entretenidos, por eso no podemos sino celebrar que propuestas de esta calidad puedan ser disfrutadas en nuestra ciudad. Si juzgamos el respaldo de una audiencia tan plural como entendida, es evidente que este X Festival no solo es una suerte para la cultura sino, sobretodo, una cita con la excelencia musical.

La Real Academia de la Lengua dice en su primera acepción de Clamor: voz que se profiere con vigor, a lo que cabría añadir otros conceptos como técnica, rigor interpretativo, control de emisión y capacidad para asombrar. Todo ello confluyó en el primero concierto de un ciclo programado con gusto y que cumple con unos de los requisitos básicos de todo evento de este calibre: ofrecer propuestas diferentes que se transforman en memoria. No es fácil programar un concierto vocal con órgano, pues la voz humana, tan fascinante en un teatro, tiende a perderse en un templo. Atemperar la furia tímbrica del rey de los instrumentos sólo con una voz exige un alarde de emisión y técnica extraordinarios. La presencia vocal de la alemana Iris-Anna Deckert es brillante y acorde con la capacidad de escuchar y comunicarse con el organista Markus Utz.

El planteamiento, de entrada, cumplía con la oportunidad de algo importante, pero más aún cuando arrancó un programa diverso y articulado en el canto como esencia trascendente. La elección del repertorio es uno de los grandes problemas del intérprete actual. Ofrecer las mejores prestaciones interpretativas puede chocar con el argumento que ha de vertebrar un concierto. No era fácil entresacar un hilo conductor para este programa que podía caer en el escaparate de estilos sin profundidad. Muy al contrario, los intérpretes supieron encontrar un equilibrio en el órgano como corriente y la teoría de los afectos como identidad sonora. Desde el primer barroco de Monteverdi hasta los últimos ecos del romanticismo saturado de Max Reger, la unión entre los intérpretes fue muy importante. Mención especial merece el foco en torno a la obra de Louis Vierne (1870-1937), compositor y organista fundamental para el desarrollo del instrumento en el siglo XX, de quien se conmemoran 80 años de su fallecimiento y de cuyo catálogo disfrutaremos durante todo el Festival. El sonido del Carillón de Westmisnter fue sin duda el punto climático de una vibrante inauguración.
Deckert es una soprano lírica pura, de timbre cristalino y largo fraseo. Especialista en repertorio renacentista y barroco, su proyección vocal es magnífica en el registro agudo y se amoldó sin problemas a la sonoridad de la Catedral Magistral.

El organista Markus Utz se presentaba frente al órgano alcalaíno con un recorrido contrastado y grabaciones muy interesantes del barroco italiano. Su elección de timbres fue siempre brillante y con una calidad de fraseo excelentes, haciendo que el instrumento sonase denso y vibrante. En el imaginario colectivo quedará la Canción de Cuna de Maria, de Max Reger, que mantuvo en vilo a una audiencia cálida y volcada con los intérpretes y con el Festival lo que se transformó en un bis (Ave Maria, de Vierne).

Como es habitual en el Festival, el disfrute por parte del espectador es mayor que un concierto organístico al uso, gracias al visionado en pantalla gigante frente al altar de todo cuando acontece frente al instrumento. Celebramos el regreso de un festival por y para Alcalá, por y para todos.
Juan Francisco de Dios,
Doctor en Musicología
Profesor de Música del IES Cardenal Cisneros

(752)